martes, 13 de marzo de 2012

Devotos de la Virgen de La Caridad califican de inescrupulosa la presencia de las "damas de blanco" en El Cobre


Por Adis López González.- Debido a las constantes molestias que generan las denominadas “damas de blanco” cada fin de semana en la localidad de El Cobre, pobladores, creyentes y no creyentes, manifiestan su descontento con este tipo de manifestaciones.
La presencia de esas mujeres no guarda la más mínima relación con precepto religioso alguno, ni con las tradiciones de cobreras y cobreros o de quienes visitan el Santuario de la Patrona de Cuba para profesar su fe, pagar o contraer alguna promesa, o como un visitante más de la casa esta Santa que tantos devotos posee, dentro y fuera de la isla. De ahí que fervorosos cristianos redactaran la carta que publico a continuación, solicitando al Obispo de Santiago de Cuba, interceda en esta desagradable situación.


"El Cobre", 21 de febrero de 2012.
Estimado Obispo Dionisio García Ibáñez

La que le escribe Melba Sánchez Franco, vecina de Antolín Cebreco No 104, poblado El Cobre, desea respetuosamente dirigirme a usted, por sentimientos de cosas que vemos están sucediendo en nuestra iglesia del Cobre que afean nuestros sentimientos religiosos. 
Para que usted tenga alguna referencia de mí, puede preguntar en la iglesia, soy una católica que me desarrollé con orgullo hasta nuestros días, bajo los sentimientos y bendición de la Virgen de la Caridad, habiendo recibido de ella gratas bendiciones de bienestar y de salud. Gracias a su milagrosa misericordia, salí bien de la operación que me hice en la vista. 
Estas son las razones que me conmueven a poner en su conocimiento, el sentir mío y otros hermanos que amamos a la iglesia y la virgencita. Me refiero a que hoy nuestra iglesia la están cogiendo personas inescrupulosas para crear un ambiente nunca antes visto en este pueblo, me refiero a las mujeres que dicen llamarse Damas de Blanco, ya que todo los fines de semanas crean la atención entre los vecinos más próximos a la iglesia y pobladores del Cobre, así como otras personas que visitan nuestra Virgen de la Caridad, símbolo de todos los cobreros. 
Se comenta que a usted lo han molestado en este asunto, me gustaría y con esto estoy segura, que usted hiciera eco de este sentir. Al interesarse por mi persona conocerá que he sido y seré una fiel católica defensora del verdadero sentimiento de Dios y la querida Virgen de la Caridad. 
Por estos motivos que me apenan, igual que a otros hermanos, en especial aquellos que hemos sido formados ante la virgencita de la Caridad, consideramos un bochorno esta situación que se están produciendo en el Santuario y la hospedería todos los domingos y deseo de su bondad y su bendición que contribuya a remediar esta bochornosa situación. 

Bendición y saludos: 
Melba Sánchez Franco




Tomado del sitio digital Isla Mía