viernes, 9 de marzo de 2012

La opinión de Vincenzo, desde Italia: ¿Qué emancipación de la mujer quiere Yoani Sánchez?


Un texto de Vincenzo Basile.  
Acabo de enterarme de la última acusación absurda que la llamada “bloguera y periodista independiente” ha hecho al gobierno de Cuba. Por supuesto, en el Día Internacional de la Mujer, la señora tenía que “contar las tragedias” que viven a diario las mujeres cubanas que se están hundiendo en el machismo más cruel.
Entendámonos, con esa entrada no quiero decir que el machismo es un problema que no afecta a la sociedad cubana (como a todas las sociedades del mundo). Lo que quiero enfatizar es el cobarde uso del “feminismo” por parte de una mujer para lograr sus propósitos, lo que –según mi opinión- automáticamente la convierte en mujer sumisa. 
Entre otras cosas, la señora critica el ícono de la Federación de Mujeres Cubanas que, según sus palabras, exhibe una figura con un fusil al hombro, en clara alusión a la madre como soldado, a la hembra como pieza de conflicto bélico. Eso me asombra.
Señora bloguera independiente, ¿usted critica el machismo que por supuesto considera la mujer un ser débil y sumiso pero al mismo tiempo critica la imagen de una mujer fuerte y guerrillera? ¿Es así?
Además, Cuba está hundida en otro tremendo problema que afecta la situación de la mujer cubana en el siglo XXI: Comprar pañales desechables, lo que es casi un lujo en esta sociedad, donde la mayoría de las recién paridas todavía tienen que emplear buena parte de su tiempo en el lavado manual de la ropa de su bebé.
Concluye diciendo que toda emancipación necesita una infraestructura material de la libertad. Es decir: siglos de luchas feministas para la emancipación del lavado manual de los pañales.
La crítica sigue. Imagínense que, cuando una mujer decide emitir críticas al gobierno la acusan de amoral, infiel a su esposo, manipulada por alguna mente masculina, “prostituta” o “jinetera”. No señora bloguera independiente, a usted simplemente la llamamos mercenaria y eso no tiene nada que ver con su género o con la crítica al gobierno, simplemente se trata de recibir un pago por una potencia extranjera y enemiga. Es eso que la convierte en mercenaria.
La señora bloguera describe un aspecto único y limitado a la “machista dictadura cubana”. Fíjense que las mujeres cubanas se han quedado con una doble jornada laboral. Es decir, mujeres madres y mujeres trabajadoras, por supuesto un problema que afecta solo a la sociedad cubana (esa ridiculez no necesita aclaraciones).
Por último, creo que lo más asombroso es la crítica al bajo cuidado de las mujeres cubanas debido al alto precio de los productos relacionados con la maternidad y el embarazo. Mientras leía pensé: ¿Estará referiéndose a las infraestructuras médicas dedicadas a las mujeres embarazadas? ¿Estará referiéndose a los cuidados que mercen los bebés al nacer? Claro que no. El problema agotante de la mujer cubana, lo que aún no le permite la completa emancipación, es la imposibilidad de comprar una cama de colchón que cuesta el equivalente a 90 USD. Verdaderamente trágico
Concluyo diciéndole, señora “bloguera independiente”, si quiere ver un tópico de mujer emancipada, que se vaya a la democrática Europa donde a la mujer se le acusa de ser prostituta solo por admitir abiertamente su placer al tener relaciones sexuales. Váyase a Italia, donde el divorcio aún se considera un pecado y muchas mujeres se sienten obligadas (por la familia, por la sociedad civil y por la Iglesia) a permanecer juntos a hombres que las maltratan verba y fisicamente.
Vaya a las regiones del sur de Europa, donde una mujer que se queda embarazada afuera del matrimonio es marcada como “puta o guarra” (perdonen mi forma de expresar) y lo único que le queda es casarse con el "culpable" del embarazo ya que ser madre soltera sería un escándalo y abortar sería un pecado peor del divorcio.
Si tiene tiempo, señora bloguera independiente, busque programas de  entretenimiento europeos o norteamericanos y mire la imagen de la mujer que sale de ahí. Busque cuantos programas valorizan la inteligencia de una mujer y cuántos su cuerpo, sus pechos y sus nalgas.
Señora bloguera independiente, le repito, no quiero decir que el proceso de emancipación de la mujer en Cuba haya terminado pero, por favor, no tire a la basura su identidad de mujer y siglos de lucha femenina por defender unos intereses políticos y económicos. Es una traición a todo su género. 

Tomado del sitio digital Capítulo Cubano