sábado, 19 de mayo de 2012

Mitt Romney apoya a mercenarios y lanza amenazas contra Cuba

Mitt Romney rodeado de fascistas cubano-americanos en Miami

 Por Miguel Fernández Martínez
   Mitt Romney, candidato republicano a las elecciones presidenciales de noviembre en Estados Unidos, confundió la ruta de sus intereses electorales y lanzó fuertes amenazas contra Cuba, además de ofrecer su apoyo mediático a los grupúsculos contrarrevolucionarios internos que intentan desestabilizar la sociedad cubana con financiamiento norteamericano.
   Una vez más, el candidato de los “elefantes” confundió fechas y frases vinculadas a Cuba, demostrando una ignorancia ridícula cada vez que mira de soslayo a la valiente isla caribeña, y parece que esta vez trató de lavar la “mancha” que tiene con los radicales extremistas anticubanos de Miami, después de aquel desafortunado –para los vendepatria de la Calle 8, por supuesto- grito de ¡Patria o Muerte! que Romney desgañitó durante su frustrada campaña electoral contra John McCain, en 2007.
   El exgobernador de Massachussets arremetió contra las medidas adoptadas por la administración demócrata de Barack Obama, que flexibiliza los envíos de remesas y los viajes a la isla por parte de emigrados cubanos residentes en Estados Unidos.
   Para Romney, lo valedero y “justo” para seguir estrangulando a la familia cubana, es regresar a las draconianas medidas que impuso su amigo George W. Bush, limitando cualquier acercamiento de la familia cubana, dentro y fuera de la Isla.
 
  En un claro mensaje ingerencista, Mitt Romney prometió, en un comunicado distribuido por medios de prensa, que Cuba "sentirá todo el peso de la determinación estadounidense", si resultara vencedor en las elecciones presidenciales de noviembre próximo.
   En su mensaje por el 20 de Mayo, día en que la Independencia cubana nació con el baldón de una ocupación norteamericana, y que solo celebran los que persisten en convertir a Cuba en el estado 51 de la constelación imperialista, el
candidato republicano alabó la labor interna en la isla de elementos dirigidos y financiados desde Washington que socavan y desestabilizan la tranquilidad ciudadana y comentó que "juntos vamos a acelerar la llegada del día en que el régimen llegue a su fin".
   Entre tantos cubanos ilustres que trabajan, generan y construyen el futuro, al magnate norteamericano que aspira llegar a la Casa Blanca se le ocurrió mencionar a delincuentes suicidas, estafadoras oportunistas y delincuentes confesos, arropados todos bajo el manto de “defensores de los derechos humanos”.
   Romney hizo estas declaraciones en momentos en que busca cortejar a los votantes hispanos de Florida, fundamentalmente a los electores de origen cubano residentes en Miami, históricos aliados del partido Republicano.
   El comunicado fue emitido por Romney, en saludo al 110 aniversario de la retirada del gobierno de ocupación estadounidense de la isla de Cuba, el 20 de mayo de 1902.
   En 1898, tropas invasoras de Estados Unidos irrumpieron en Cuba para intervenir en la guerra de Independencia que el pueblo cubano libraba contra el coloniaje español desde hacía más de 30 años. La superioridad militar de Washington impidió que se consumara la victoria de las armas cubanas y mantuvieron ocupada la isla hasta el 20 de mayo de 1902.
   Pero alguien debe recordarle a Romney que ya no estamos en 1898, y que los mambises modernos, tienen algo más que caballos y machetes.