martes, 12 de febrero de 2013

Vedette cubana Rosita Fornés celebra entre amigos sus 90 años

por Miguel Fernández Martínez

   El regalo más grande de mi vida es el cariño que me demuestra el pueblo cuando salgo a trabajar, afirmó la vedette cubana Rosita Fornés, en ocasión de celebrar su cumpleaños 90 en esta capital.
   Nacida en Nueva York, el 11 de febrero de 1923, Rosita Fornés (Rosalía Lourdes Elisa Palet Bonavia es su verdadero nombre), lleva más de 75 años tejiendo éxitos sobre los escenarios de Cuba y el extranjero.
    La Fornés inició su carrera artística el 12 septiembre de 1938, a los 15 años, cuando se presentó en La Corte Suprema del Arte, un popular concurso para buscar talentos, en el que resultó triunfadora.
    “Era una ambición que tenía, dudaba que pudiera llegar a ser famosa, pero el tiempo me demostró que he logrado bastante en estos años”, afirmó la popular artista cubana en exclusiva con Prensa Latina.
    “A esta altura no me considero lo más importante porque hay muchas figuras contemporáneas mías, que dejaron un nombre grande y que todavía están vivas, pero sí estoy segura de que he sido premiada por el pueblo, los que me han admirado y me consagraron”, subrayó la Fornés.
    A sus 90 años, Rosita se sigue presentando ante el público que la aclama como el primer día y asegura que su única preocupación es que le quede bien su actuación, aunque sin desprenderse del nerviosismo que provoca que algo salga mal.
    "El público me aplaude con mucho amor y eso me deja pensar: les gusté, y no creo que sea porque lo haya hecho estupendamente, sino porque he tenido carisma, ángel, le caigo bien a la gente y me lo aplauden todo", dijo.

    Importantes figuras de las artes cubanas han opinado acerca del trabajo de Rosita, entre ellos el coreógrafo Alberto Alonso, quien la calificó como una “artista de gran oficio, verdadera dueña de la escena”; la actriz Raquel Revuelta la consideró “una hermana”, y el pintor Mariano Rodríguez afirmó que ella “tocó la magia necesaria para comunicarse con el público”.
    También la actriz María de los Ángeles Santana la describió como “una personalidad electrizante”; el animador Germán Pinelli la clasificó con un talento excepcional; la periodista Ángela Grau la consideró la más completa de las artistas cubanas, y el escritor Miguel Barnet afirmó que “su arte pleno, integral, ha sido una inspiración de la cual se han nutrido ya varias generaciones”.
    “Me siento profundamente agradecida de que todas esas grandes personalidades se hayan expresado así de mí, es algo que me emociona de verdad, y doy gracias por escuchar todo eso porque son personas que he admirado y querido”, afirmó emocionada la artista.
    “Que ellos hayan dicho estas cosas de mí es otro premio –agregó-, otro regalo que estoy recibiendo en este cumpleaños”, comentó.
    A sus 90 años, Rosita mantiene una vitalidad impresionante que le permitió pasar su nonagenario onomástico recibiendo vecinos, amigos y admiradores de todas partes y llamadas de felicitación desde Estados Unidos, México, Bulgaria, Italia y España.
    “Mi mejor regalo en este cumpleaños es ese público que me recibe con tantos aplausos y cariño, ese es el premio más grande y el que me motiva, es algo que siento y que no puedo explicar con palabras y tengo que darle muchas gracias a ese público que me recibe con tanto cariño a estas alturas todavía”, enfatizó.
    “Ahí estaré haciendo lo que pueda, con mucho gusto y amor, porque el público se lo merece y por eso me entrego a ellos en cuerpo, alma y corazón”, afirmó la vedette.