sábado, 16 de febrero de 2013

Vergüenzas históricas: La ilegal Base Naval norteamericana de Guantánamo


Por Miguel Fernández Martínez

   Hace 110 años, el 16 de febrero de 1903, Tomás Estrada Palma, presidente en funciones de la pseudo república recién instaurada en Cuba, se convirtió en protagonista de una de las acciones más deleznables que recuerda la historia, al entregar en arriendo a Estados Unidos, parte del territorio nacional en la zona oriental de Guantánamo, para establecer allí una base militar que aún Washington ocupa ilegal y groseramente.
   Después de traicionar los ideales más puros de independencia y soberanía defendidos con sangre por José Martí y miles de patriotas que sucumbieron ante las armas coloniales, Estrada Palma rubricó este día un acuerdo con Estados Unidos, que se recuerda como el Convenio para las Estaciones Carboneras y Navales.
   Este acuerdo fue firmado en febrero de 1903 en La Habana y Washington, respectivamente, que en realidad incluía dos áreas y que establecía la imposición de bases navales estadounidenses en la zona de Bahía Honda, al norte de la isla y en la occidental provincia de Pinar del Río, y en Guantánamo, en el sur del oriente cubano, aunque nunca se llegó a establecer la base en Bahía Honda.
   La humillante y cobarde decisión presidencial de Estrada Palma se consumó en circunstancias en que la Isla no poseía prácticamente independencia alguna a partir de la imposición de una enmienda aprobada por el Congreso de Estados Unidos y firmada por el Presidente Mc Kinley en marzo de 1901, que se conoció como Enmienda Platt, mientras el territorio cubano estaba ocupado por el ejército de Estados Unidos, después de su intervención en la guerra de independencia del pueblo de Cuba contra la metrópoli española.

   En adición a este convenio de febrero de 1903, el 22 de mayo de ese mismo año, se firmó un Tratado Permanente de Relaciones entre Cuba y Estados Unidos, en el que las 8 cláusulas de la Enmienda Platt son tomadas textualmente y convertidas en los artículos del Tratado.
   En 1912 Manuel Sanguily, Secretario cubano de Estado, negoció con la cancillería norteamericana un nuevo tratado por el que Estados Unidos renunciaba a sus derechos sobre Bahía Honda a cambio de una ampliación en los límites de la estación naval en Guantánamo.

Cueva de agresores contra Cuba
Después del triunfo revolucionario de 1959, la Base Naval de Guantánamo, que sigue operando contra la voluntad expresa del pueblo y gobierno cubanos, se ha convertido en centro de ataques y agresiones contra el territorio nacional, dejando una estela de muertes y provocaciones que jamás pasarán de la memoria colectiva del pueblo.
   Lanzamientos de materiales inflamables desde aviones procedentes de la Base, provocaciones de soldados norteamericanos, incluyendo insultos, lanzamientos de piedras, de latas con material inflamable y disparos con pistolas y armas automáticas, violación de las aguas jurisdiccionales de Cuba y del territorio cubano por embarcaciones y aeronaves militares norteamericanas procedentes de la Base han caracterizo estos años.
   Desde el enclave militar norteamericano se elaboraron planes de autoagresión en la Base para provocar una lucha armada en gran escala entre Cuba y Estados Unidos, y la inscripción de las frecuencias radiales utilizadas por la Base en el Registro Internacional de Frecuencias, dentro del espacio correspondiente a Cuba.
   El 12 de enero de 1961 fue torturado bárbaramente por soldados yanquis en la Base Naval en Guantánamo, por el “delito” de ser revolucionario, el obrero Manuel Prieto Gómez, quien laboraba allí hacía más de 3 años.
   El 15 de octubre de ese año, fue torturado y luego asesinado el obrero cubano Rubén López Sabariego.
   El 24 de junio de 1962 fue asesinado por los soldados de la Base el pescador de Caimanera Rodolfo Rosell Salas.
   Igualmente, la pretendida intención de fabricar una autoprovocación y desplegar las tropas norteamericanas en una “justificada” invasión punitiva contra Cuba, en todo momento tuvo como elemento detonante la Base en Guantánamo. Ejemplo de ello es una de las acciones incluidas dentro de la denominada “Operación Mangosta”, cuando el 3 de septiembre de 1962 soldados norteamericanos estacionados en Guantánamo debían disparar contra las postas cubanas.
   Durante la Crisis de Octubre, también conocida como Crisis de los Misiles, en 1962, la Base fue reforzada en técnica militar y efectivos, elevándose el número de estos últimos a más de 16 mil infantes de marina.
   Ante la decisión del Primer Ministro soviético Nikita Jruschov de retirar los cohetes nucleares desplegados en Cuba sin consultar ni informar previamente al Gobierno Revolucionario, Cuba fijó la firme posición de la Revolución en los denominados “Cinco Puntos”. En el quinto se demandaba la retirada de la Base Naval de Guantánamo.
   El 11 de febrero de 1964 el presidente Lyndon B. Johnson redujo el personal cubano que trabajaba en la Base en 700 trabajadores aproximadamente, y también confiscaron fondos acumulados del retiro de centenares de obreros cubanos que habían trabajado en la Base y suspendieron de modo ilegal el pago de las pensiones a los obreros cubanos jubilados.
   El 19 de julio de 1964, en grosera provocación de centinelas fronterizos norteamericanos contra las postas cubanas de Guardafronteras, fue asesinado a mansalva el joven soldado de 17 años Ramón López Peña, en la casamata donde cumplía con su turno de guardia.
   En circunstancias similares, el 21 de mayo de 1966, disparos provenientes de la Base dieron muerte al soldado Luis Ramírez López.
   En apenas 21 días del mes de mayo de 1980, más de 80 mil hombres, 24 barcos y unos 350 aviones de combate participaron en las maniobras Solid Shield-80, que entre sus dinámicas incluyó el desembarco de dos mil infantes de Marina en la Base Naval y el reforzamiento de dicha instalación con otros mil 200 efectivos.
   En octubre de 1991, durante la celebración del IV Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC) en Santiago de Cuba, aviones y helicópteros procedentes de la Base violaron el espacio aéreo cubano sobre la ciudad.
   En 1994, la Base sirvió como punto de apoyo para la invasión a Haití: la aviación militar norteamericana utilizó los aeropuertos de ese enclave. Más de 45 mil emigrados haitianos llegaron a ser concentrados en la Base a mediados del siguiente año.
   Del mismo modo, en el año 1994 se produjo la conocida crisis migratoria provocada por el endurecimiento del bloqueo y los años más duros del período especial, el incumplimiento del Acuerdo Migratorio de 1984 suscrito con la administración del presidente Ronald Reagan, la considerable reducción en las visas acordadas y el estímulo a la emigración ilegal, incluida la Ley de Ajuste Cubano, facturada por el presidente Lyndon B. Johnson hace más de 40 años.
   Como consecuencia de la crisis desatada, una declaración del presidente William Clinton del 19 de agosto de 1994 convirtió a la Base en un campo de concentración migratorio para los balseros cubanos en cifra cercana a los 30 mil.
   Finalmente, el 9 de septiembre de 1994 se suscribió un Comunicado Conjunto entre la administración de Clinton y el gobierno de Cuba, mediante el cual Estados Unidos se comprometió a impedir la entrada a su territorio de los emigrantes ilegales interceptados y a otorgar un mínimo de 20.000 visas anuales para la reunificación familiar, los que viajarían por vía segura a Estados Unidos.
   El 2 de mayo de 1995, como parte de las negociaciones migratorias, los gobiernos de Cuba y Estados Unidos acordaron adicionalmente lo que esta vez se llamó Declaración Conjunta, estableciendo el procedimiento para la devolución a Cuba de todos los que continuaran intentando emigrar ilegalmente hacia Estados Unidos y fueran interceptados por los Guardacostas norteamericanos.
   Quedaban establecidas las bases para un siniestro negocio: el tráfico de personas. La Ley Asesina se mantuvo. Cuba sería el único país del mundo sometido a tal látigo.
   Mientras 250 mil personas aproximadamente han viajado por vía segura sin el menor riesgo, es en cambio incalculable el número de mujeres, niños y personas de todas las edades que han perecido en el próspero tráfico de inmigrantes.
   A partir de la crisis migratoria de 1994, por acuerdo de ambos gobiernos se iniciaron los encuentros regulares entre los mandos militares de cada parte.  
   Una franja del territorio sembrada de minas a veces era inundada por tormentas tropicales y ríos desbordados.
   No en pocas ocasiones los zapadores cubanos arriesgaron sus vidas para salvar a personas que atravesaban esa zona militar restringida por aquellos parajes, incluso con niños.
   Entre 1962 y 1996, se registraron ocho mil 288 violaciones principales desde la Base Naval en Guantánamo, incluidas seis mil 345 violaciones aéreas, mil 333 violaciones navales y 610 violaciones territoriales. Del total de violaciones, siete mil 755 se produjeron entre 1962 y 1971.
   En los últimos años, la Base Naval de Guantánamo ha estado involucrada en un escándalo por violación de derechos humanos elementales, después de ser convertida en prisión donde fueron hacinados prisioneros procedentes de Afganistán donde Estados Unidos despliega una guerra de ocupación.
   En 2011 el exprisionero turco - alemán Murat Kurnats denunció a la prensa que en la Base se llevaban a cabo experimentos médicos ilegales contra los prisioneros. En marzo de ese año quedaban aún170 prisioneros en Guantánamo y todavía se discute en Washington, el cierre de esta inhumana cárcel.
   Cuba, por su parte, no ceja en su empeño de recuperar alguna vez el territorio ilegalmente ocupado por Estados Unidos, en franca agresión a los derechos más elementales de independencia y soberanía de esta isla caribeña.

Con información tomada del sitio digital EcuRed