domingo, 22 de junio de 2014

Drogas y deserciones entre “becarios” cubanos pagados por Washington



"becarios" cubanos en el Miami-Dade College
   A pesar del silencio impuesto en los medios de comunicación de Miami, el periodista cubano Edmundo García reveló este viernes, en su programa radial La tarde se mueve, que se trasmite en el sur de la Florida, el regreso forzado a La Habana del grafittero Danilo Maldonado, conocido como El Sexto, por consumo de sustancias ilegales, una eufemística manera de referirse al uso de drogas.

   Maldonado forma parte de un grupo de jóvenes, en su mayoría hijos, parientes o conocidos de líderes de la “oposición” dentro de la isla, conocidos asalariados de Estados
grafittero Danilo Maldonado, El Sexto
Unidos a través de organizaciones contrarrevolucionarias cubanas asentadas en Miami, que fueron enviados a pasar un curso de “liderazgo” en el Miami-Dade College (MDC), pagado por Washington a través de la Fundación Nacional Cubano-Americana (FNCA).
   A su vez, Edmundo dejó saber que dos de los “becarios”, San Miguel Molina, exestudiante de Medicina de la ciudad de Santiago de Cuba, y Aleidys Catá Moya, sobrina de la controversial empresaria Bertha Soler, a la cabeza del grupo Damas de Blanco S.A., decidieron romper el compromiso contraído con la FNCA, y tomaron la decisión de no regresar a Cuba, desertando de la misión.
   Las denuncias hechas por Edmundo ponen en entredicho las supuestas “buenas intenciones” de este plan de estudios diseñado en Miami para desestabilizar a la Revolución cubana, que permite que hijos, parientes y designados por los capataces de la llamada disidencia, vayan a formarse como “futuros líderes” a las aulas del MDC.
   Según García, este programa de estudiantes en el MDC ha tenido cuestionamientos por parte de otras organizaciones contrarrevolucionarias asentadas en Miami, como el Consejo por la Libertad de Cuba (CLC), y el Directorio Democrático Cubano, quienes le disputan a la FNCA los fondos procedentes del gobierno de Estados Unidos.
   El periodista cubano afirma que lo que argumentan estas organizaciones extremistas es el uso indebido de fondos y el nepotismo, ya que se están otorgando las becas por cercanía familiar, amistad e interés partidista y ni siquiera han revisado los índices académicos o “notas” de estos estudiantes en el sistema educativo cubano.
   Los ejemplos que suelen manejarse, refiere Edmundo García, sobre esta insuficiencia académica son los “becarios” Escuadrón Patriota, apodo de un reguettonero nombrado Raudel Collazo, y Danilo Maldonado, alias El Sexto, ahora de regreso a Cuba por decisión de la FNCA, por consumo de drogas.
   Señala además que entre los “becarios” se ha venido generando problemas de
Berta Soler, "líder" de las Damas de Blanco
convivencia en Miami, apuntando como instigadora de las discusiones internas a Lienys Moya Soler, hija de la susodicha Berta Soler, con quien se tiene deferencias sobre el resto de los integrantes del grupo de estudiantes, por ser la hija de una de las principales cabecillas de la "oposición interna en la isla".
   Aleydis, ahora desertora del grupo, acusa a su prima de tener problemas de conducta y que es provocativa; que estimula la celebración de fiestas hasta altas horas de la noche donde “se desenfrenan los excesos”, abuso de alcohol y sustancias prohibidas, y de tener conflictos además con Haisa Fariñas, por casualidad sobrina del farsante y huelguista profesional Guillermo “Coco” Fariñas.
  Aleidys Catá Moya, sobrina del exrecluso Ángel Moya, sobrina política de Berta Soler y prima de Lienys, -que nadie piense en nepotismo, por favor-, es otra con señalamientos de conducta problemática, ya que es muy mala la relación entre las primas. Se habla incluso de enfrentamiento entre ellas; situación que ha trascendido al resto de los estudiantes, hasta que al fin decidió quedarse a vivir en Miami, olvidando la tarea de regresar a Cuba a “liderar” la oposición y poniendo en entredicho a su tía política que le servía como garante ante los pagadores gringos.
   Según Edmundo, la cosa está que arde en Miami y la FNCA está pidiéndole cuentas a la Soler y a Fariñas por estos “deslices” de sus elegidos estudiantes.   
   Quizás este lunes, Edmundo nos dé más detalles de este culebrón de los “patriotas” que paga Washington.