viernes, 13 de junio de 2014

Enrique de la Osa: maestro de periodistas cubanos


Enrique de la Osa

   Este sábado se cumplen 17 años de la desaparición física de Enrique de la Osa, un maestro de periodistas cubanos que desde las páginas de la revista Bohemia, en su legendaria sección En Cuba, dejó un ejemplo de lo que debe ser el periodismo en Cuba.
   Según Lisandro Otero, de la Osa era “cerebro y corazón de aquel bastión de la prensa cubana”, y uno de los periodistas más grandes del siglo XX cubano.
   Revolucionario convencido, fue un consagrado a la profesión, haciendo del periodismo investigativo, una de sus armas más eficaces para combatir a los malos gobiernos que imperaron en la isla.
   Renovador permanente, Enrique de la Osa denunció la corrupción administrativa, convirtiéndose en un líder del periodismo cubano por la calidad y audacia de su periodismo de investigación y su apego a la verdad.
   Bajo la dirección de Enrique de la Osa, la sección “En Cuba”, surgida el 4 de julio de 1943 en las páginas de Bohemia, fue una escuela de importantes periodistas cubanos y un
sección En Cuba, revista Bohemia
referente para todas las publicaciones a lo largo del tiempo.
   Enrique de la Osa nació en Alquízar, La Habana, el 23 de febrero de 1909. Cursó la primaria en escuelas públicas de su pueblo natal y el bachillerato en el Instituto de La Habana. Aunque nunca matriculó en la Universidad, su vasta cultura la adquirió de forma autodidacta.
   Publicó en 1926 su primer artículo, una semblanza sobre León Trostky, en la Revista El estudiante. Dos años después, fundó y dirigió Atuei, del que solo aparecieron seis números antes de que el tirano Gerardo Machado ordenara su clausura.
   Colaboró en Alma Máter. Un artículo que lleva su firma Dictador, sí, dictador determina su exilio a México y allí escribe en Cuba Libre, publicación creada por Julio Antonio Mella.
   En la década del 30 dirigió Futuro y Patria. Dirigió el semanario Futuro (1935), del Partido Aprista Cubano, y Patria (1938). Corrector de estilo en el periódico El Mundo. En 1940 obtiene un premio periodístico en ocasión del centenario del Archivo Nacional de Periodistas al año siguiente.
   Fue profesor de la Escuela Profesional de Periodismo Manuel Márquez Sterling. Dirigió la revista Bohemia desde 1960 hasta 1971, aunque entre 1963 y 1965 simultaneaba esa responsabilidad con la de director del diario Revolución (1963-1965).
   Falleció en La Habana el 14 de junio de 1997. Sus restos descansan en el Panteón de las Fuerzas Armadas de la Necrópolis de Colón.