lunes, 9 de junio de 2014

Aniversario 55: Prensa Latina en el corazón



periodista y poeta colombiano José Luis Díaz Granados
 Por José Luis Díaz Granados*

   La celebración del 55 aniversario de la fundación de Prensa Latina me hace evocar episodios personales y acontecimientos mundiales que me emocionan, conmueven y estremecen.
   En octubre de 1959, a mis trece años de edad, visité por primera vez al joven periodista y narrador Gabriel García Márquez, en su oficina de Prensa Latina en Bogotá, donde se desempeñaba como jefe de noticias de la recién instalada agencia cubana de noticias en la capital colombiana.
   Recuerdo que aquella tarde la oficina de PRELA -como la llamaba cariñosamente Mercedes Barcha, la esposa de Gabo-, era un hervidero de gente que desde tempranas horas se había agolpado en el séptimo piso del céntrico edificio del centro de Bogotá, expectante por saber de la suerte del comandante Camilo Cienfuegos, quien había abordado un avión y no se había vuelto a tener información de su paradero.
   De pronto escuché la voz eufórica de García Márquez, quien le comunicaba a su esposa por el aparato telefónico: "ÂíMija, apareció Cienfuegos!", al tiempo que todos los presentes celebrábamos con aplausos la noticia.
   Desafortunadamente esa buena nueva era un falso rumor. Pocas horas después, la misma agencia confirmó por medio de un comunicado que el avión en que viajaba Cienfuegos había caído al mar.
   Esa fue, sin embargo, la primera de innumerables visitas (entre octubre de 1959 y mediados de 1960), que este joven aprendiz de poeta y de periodista le hacía al todavía no muy conocido narrador de Aracataca en su oficina de Prensa Latina, por invitación de éste a su primo y admirador precoz.
   En los años 70 y 80 fui visitante de Prensa Latina y colaborador esporádico en las diferentes sedes que ocupó, siempre en edificios del centro de Bogotá. Más tarde, cuando me desempeñé como presidente de la Casa Colombiana de Solidaridad con los Pueblos, a partir de 1992, la relación y cooperación con la Agencia se estrechó de manera permanente hasta cuando la intolerancia y las continuas amenazas por parte de grupos de la extrema derecha colombiana me obligaron a salir del país con mi familia en el año 2000.
   Acogido por mis queridos hermanos cubanos en su isla infinita, no tardé en vincularme a la entrañable agencia de noticias y Âía mucho honor!, fui su colaborador en el área cultural durante cinco años. Mis textos, crónicas y artículos literarios fueron publicados cada semana en los periódicos, revistas y abonados de Prensa Latina tanto en Cuba como en los países de habla hispana.
   En esos años (2000-2005) tuve el privilegio de conocer en la sede matriz de La Habana, el maravilloso equipo de trabajo que escribe y transmite a los cinco continentes, con incomparable ética, los trabajos, sucesos y logros permanentes de la Revolución Cubana en su heroica resistencia contra las incesantes agresiones de la potencia gringa.
   Hoy, al celebrar los 55 años de Prensa Latina -la cual fue fundada a los pocos meses del triunfo revolucionario por inspiración del comandante Fidel Castro, la persistencia del Ché, el fervor y entusiasmo del periodista argentino Jorge Ricardo Massetti, el propio Gabo y un prestigioso colectivo de periodistas e intelectuales cubanos e hispanoamericanos-, no puedo menos que sentirme eternamente orgulloso de haber pertenecido a su planta de trabajo y de ser su infatigable lector y su más fervoroso discípulo.

* José Luis Díaz Granados - Poeta, novelista y periodista colombiano, expresidente de la Cátedra de Periodismo Latinoamericano Gregorio Selser
Tomado del sitio digital de Prensa Latina