miércoles, 11 de junio de 2014

Prensa Latina es un medio veraz, alternativo a los grandes medios, afirma antiterrorista cubano


René González Sehwerert FOTO Oriol de la Cruz/AIN

Por Deisy Francis Mexidor*

   Prensa Latina representa, junto con otros medios alternativos, una esperanza de que el mundo redescubra la verdad como un valor sin el cual estaríamos destinados a perecer, aseguró el antiterrorista cubano René González.
   Vivimos en un planeta en el cual la verdad está bajo asalto, se ha convertido en un concepto relativo y los grandes medios gastan en función de ello sumas fabulosas, dijo.
   Fue el líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, quien habló por primera vez de la necesidad de crear una agencia informativa latinoamericana en el Aula Magna de la Universidad de Caracas durante la visita que realizó a Venezuela, en enero de 1959.
   PL tuvo en él y en el guerrillero argentino cubano Ernesto Che a sus principales impulsores y en el periodista argentino Jorge Ricardo Masetti, a su primer director.
   El 16 de junio de 1959 se trasmitió desde La Habana el primer despacho noticioso con la sigla "PL", a partir de entonces la agencia incursiona en los flujos informativos internacionales con una visión global diferente a la de los monopolios mediáticos.
   González destacó en ese sentido el rol de este medio de prensa y deseó su felicitación por la efeméride.
   "Les agradezco el trabajo que hacen por los millones de usuarios que tienen alrededor del mundo", subrayó el Héroe de la República de Cuba, y exhortó al colectivo de la agencia que "sigan luchando por ese camino".
   Continúen en función de la verdad y cuando pensemos en ello digamos que también se lo debemos a Prensa Latina, concluyó González, uno de los cinco luchadores contra el terrorismo que penetró a elementos criminales radicados en el sur de Florida para evitar la ejecución de planes asesinos contra su país.
   René González salió de la prisión en octubre de 2011 luego de cumplir su sanción en cautiverio y después pasó a régimen de libertad supervisada.
   En 2013 viajó a Cuba con un permiso humanitario de las autoridades de Estados Unidos y ya aquí pidió renunciar a su ciudadanía (nació en Chicago el 13 de agosto de 1956) a cambio de que le permitieran permanecer en la isla junto a su familia.

Tomado del sitio digital Prensa Latina