martes, 10 de junio de 2014

Roberto Fernández Retamar augura futuro prometedor para Prensa Latina en aniversario 55



Roberto Fernández Retamar, presidente de Casa de las Américas
Por Damián Estrada

   El destacado poeta y ensayista cubano Roberto Fernández Retamar declaró que la Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina tiene a sus 55 años de fundada un futuro brillante a la par del que le espera al continente.
   "Yo confío en que Prensa Latina tendrá un futuro brillante porque hay un futuro igual de prometedor en nuestra América, existen muchos gobiernos progresistas en el continente que no dejarán que esté sola en su misión de promover la verdad", opinó el actual director de Casa de las Américas.
   El hecho de que la Agencia cumpla 55 años -continuó- es una buena noticia pues son ya unos cuantos años de tranmitir lo que en realidad acontece en medio de tanto falsedad que en los grandes medios de prensa por lo general se difunde.
   El autor de Palabra de mi pueblo abundó también sobre la fundación de la Agencia el 16 de junio de 1959, en medio del fervor revolucionario cubano y la incorporación de figuras de las letras y activistas latinoamericanos al proyecto como el argentino Jorge Ricardo Masetti y el premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez, entre otros.
   "Su fundación en 1959, con el reciente triunfo de la Revolución cubana, fue sin duda un gran acontecimiento, recuerdo que Masetti había entrevistado en la Sierra Maestra al Compañero Fidel y al Che Guevara por lo que Prensa Latina -sostuvo- desde sus inicios contó con extraordinarios periodistas y escritores".
   Retamar, que recientemente cumplió 84 años de edad, recordó que cuando surgió el proyecto a fines de 1950 Latinoamérica no era la misma de hoy día y citó a la cadena de televisión Telesur (fundada en 2005) como otro referente con un perfil similar al de la Agencia, que "no estará aislada gracias a proyectos como ése", agregó.
   Prensa Latina está vinculada al porvenir de nuestros pueblos pues es un heraldo de la verdad y hay que saludar su avanzada edad y pensar que a pesar de su longevidad conservará aquel ímpetu juvenil de sus inicios, concluyó el Premio Nacional de Literatura de 1989.

Tomado del sitio digital de Prensa Latina