domingo, 20 de julio de 2014

Antonio Gades: un flamenco que vive eternamente en Cuba



   Diez años después, las botas de Antonio Gades siguen repicando encima del tablao, como burlándose de la muerte que se lo llevó caprichosamente el 20 de julio de 2004.
   Gades fue un renovador de la danza, un revolucionario del baile clásico español en la década de los sesenta y después no dejaría de reinventar las tradiciones más puras. Pero también fue un fiel amigo de Cuba y de su Revolución, un seguidor permanente de las causas más justas del mundo, un consagrado a la justicia social.
   Nació en Elda, Alicante, el 16 de noviembre de 1936. Hijo de un albañil, a los once años empezó a trabajar para ayudar a su familia como botones y como aprendiz en el diario madrileño ABC.
   Su afición por el baile nació de su asistencia a un espectáculo dirigido por Pilar López. Se inició en un espectáculo de variedades en el Circo Price de Madrid, donde lo descubrió la bailaora.
   Tras tomar lecciones de Manolo Vargas, primer bailarín de la compañía de Pilar López, a comienzos de los 50 entró en ésta, protagonizando por todo el mundo El sombrero de tres picos, El amor brujo o El concierto de Aranjuez. De esta etapa es su primera creación, Ensueño. Por consejo de Pilar adoptó el nombre artístico de "Gades".
   Con el correr de los años, Gades se convirtió en una estrella de las tablas y como primer bailarín o coreógrafo director de compañías, recorrió el mundo recreando obras de la literatura como Bodas de sangre o "Fuenteovejuna.
   También bailó para el cine en películas como Flamenco y en la trilogía flamenca Bodas de
sangre (1981), Carmen (1983) y El amor brujo, de 1986, en las que el cineasta Carlos Saura le dirigió junto con las bailaoras Cristina Hoyos y Laura del Sol.
   Protagonizó un auto sacramental titulado El hospital de los locos y Alfredo Mañas escribió para él La historia de los tarantos. En 1962 marchó a Roma para ayudar a Antón Dolin a montar el ballet Bolero para la Ópera de Roma. Le encargaron tres bailes de García Lorca para una Antología del ballet.
   Fue coreógrafo y primer bailarín, junto a Carla Fracci, del Festival de Due mondi de Spoleto, dirigido por Giancarlo Menotti, donde intervino en la versión de Carmen.
   Debutó en la Scala de Milán el 20 de diciembre de 1962, como primer bailarín y maestro del cuerpo de baile. Intervino en varios programas de televisión en Italia y rodó una película con Vittorio Gassman. Su estancia en la Scala duró nueve meses.
   De vuelta a España intervino en La historia del soldado, y La historia de los tarantos, de Alfredo Mañas. En 1963 rodó Los Tarantos, dirigida por Rovira Beleta. Ese año, en la sala Los tarantos, de Barcelona, impuso su idea revolucionaria de quitar adornos superfluos a su baile, con predominio del negro, para llegar a un ballet más allá de la danza.
   Tras un gran éxito de seis meses en el pabellón español de la Exposición de Nueva York (1964), por la que recibió la Medalla de Oro al Mérito Turístico, el 19 de noviembre de 1965, estrenó en el Teatro de la Zarzuela su producción Don Juan, con textos de Alfredo Mañas y música de Antón García Abril. El fracaso de esta puesta en escena le obligó a trabajar en el tablao madrileño del Corral de la Morería.

   En 1968 volvió a la Scala de Milán y se organizó una velada en la que intervinieron Carla Fracci y Rudolf Nureyev. En 1969 regresó a París en representación de España en el Teatro de las Naciones, consiguiendo el Premio de la Crítica al mejor espectáculo de la temporada. Esta fue una de las primeras citas de su propio ballet (una cooperativa de poco más de una docena de integrantes).
Gades bailando con Cristina Hoyos
   Participó con su compañía en la conmemoración del primer centenario de la Casa de España en Nueva York y, en solitario, hizo la coreografía de El amor brujo, con el cuerpo de baile de la Opera de Chicago.
   Con su compañía, en 1970 triunfó en el Odeón de París, éxito compartido con Paco de Lucía a la guitarra. En noviembre inició una gira con El amor brujo por Argentina y Oriente Medio.
   Esta representación estuvo en España en 1971, durante 1972 por varios países de Europa, América, Japón, Irán, Marruecos y, finalmente, en el Palacio de la Música de Barcelona. A su regreso fijó su residencia en Altea.
   En 1974 presentó en Roma Bodas de sangre, con música de Emilio de Diego, y también la llevó a España.
Gades estrenó Carmen en el Gran Teatro de París en marzo de 1983 y continuó representándola exactamente igual durante más de una década. Sin cambiar el vestuario ni corregir la coreografía, la obra dio la vuelta al mundo de la mano del bailarín
   Cansado tras 23 años dedicados al baile, en junio de 1975 anunció su retirada. Pocos meses después disolvió la compañía y se retiró.
   Entre 1976 y comienzos de 1977 rodó con Mario Camus y con su compañera Pepa Flores "Marisol", Días del pasado. En 1977 y 1978 volvió a bailar durante la gira que realizó Alicia Alonso por Estados Unidos y Cuba, estrenando en La Habana, Ad libitum con el Ballet Nacional de Cuba.
   En 1978 aceptó el cargo de director del Ballet Nacional Español, tratando de recuperar a
los grandes coreógrafos. Representó Bodas de sangre, Fandango, El sombrero de tres picos, El amor brujo, Retrato de mujer, entre otras. Consiguió importantes éxitos en la Ópera de Berlín, el Festival de Spoleto (julio de 1979), el Festival Cervantino de México y la gira por España y América.
   Fue cesado por el Ministro de Cultura en 1980, a la vez que se disolvía el Ballet por carecer de entidad jurídica. Junto con los componentes del Ballet, que lo abandonaron como muestra de solidaridad, creó el Grupo Independiente de Artistas de la Danza (GIAD), debutando en agosto de 1980 en Pamplona, para seguir con una gira nacional y por América. A su regreso en diciembre inició el rodaje con Carlos Saura de Bodas de sangre, en la que es protagonista y coreógrafo.
   La repentina muerte del administrador del GIAD, Alberto Larios, en febrero de 1981, la suspensión de la gira y los problemas internos precipitaron la ruptura del grupo al abandonar Gades su dirección en septiembre de 1981. El bailarín volvió para trabajar en Venezuela junto con unos pocos miembros del grupo.
   Inició el rodaje de Carmen, a las órdenes de Saura, en febrero de 1983. En marzo de 1983 se estrena en Madrid el ballet de igual nombre. Con esta producción consiguió el Pegaso de Oro en el Festival de los dos Mundos de Spoleto (julio de 1984), la Medalla del Verano Teatral Veronense (agosto de 1984) y la Máscara de Plata para la Danza en Campione D'Italia (octubre de 1984).
   En septiembre de 1985 empezó a rodar con Saura El amor brujo, con Laura del Sol y Cristina Hoyos. En diciembre intervino en la representación de Bodas de sangre, en los actos de conmemoración del X aniversario de la creación del Ballet Nacional Español, en el teatro de la Zarzuela. Mientras, preparaba con el director Saura su espectáculo Fuego, con coreografía basada la película El amor brujo, con Stella Arauzo.
   La obra se estrenó a finales de enero de 1989 en el teatro Chatelet de París. Luego inició una gira por Japón, Hong-Kong, Turquía, Suiza, Alemania, España (3 meses en el teatro Monumental de Madrid) e Italia (enero a marzo de 1990).
   Retirado para preparar su siguiente ballet, en 1994 volvió a trabajar con Saura en Flamenco y el 20 de diciembre de ese año con su compañía reconstruida llevó a Génova Fuenteovejuna, adaptación de Manuel Caballero Bonald sobre el texto de Lope de Vega, comenzado en 1979.
   Coincidiendo con el inicio del rodaje de Flamenco, en enero de 1995 Gades empezó una gira por Japón con su última producción, que presentó en abril en la Maestranza de Sevilla. Por esas fechas anunció su intención de retirarse para preparar a artistas jóvenes.
Fidel Castro condecoró al bailaor con la orden José Martí, la mayor distinción que concede el Gobierno de la isla, por "su amor, amistad y fidelidad inquebrantables"
Fidel Castro condecoró al bailaor con la orden José Martí, la mayor distinción que concede el Gobierno de la isla, por "su amor, amistad y fidelidad inquebrantables"
   En 1995 recibió el Premio Homenaje del Gobierno argentino por cimentar los lazos culturales entre ambas naciones. Ese año representó en Bilbao Carmen y Fuenteovejuna, y en Barcelona Fuenteovejuna. Participó en 1996 en el Ravenna Festival (Italia) con Carmen.
   Representó Fuenteovejuna por diferentes países del mundo desde noviembre de 1995 hasta marzo de 1997, en Italia, Reino Unido, Venezuela, Cuba, Brasil, Chile, Uruguay, Argentina e Indonesia. En septiembre de 1996 regresó a Barcelona, donde representó Fuenteovejuna y Carmen.
   Recibió el 11 de diciembre de 1995 el Premio de Dirección Coreográfica de la Asociación de Directores de Escena (ADE) por su trabajo en Fuenteovejuna.
   Seguidor de las teorías del bailarín Vicente Escudero, al que nunca vio en un escenario, se le consideró a mediados de los sesenta como su sucesor e incluso de Antonio, lo que él rechazó. No acepta ser definido como artista; prefiere "trabajador del baile".
   Recibió la Medalla de Círculo de Bellas Artes de Madrid, el Premio Vicente Escudero de danza y coreografía, el Premio Carmen Amaya, el Premio Nacional de Teatro de 1970 al mejor ballet español, el Premio del Gran Teatro de La Habana (2 de enero de 1990), el Premio Luigi Tani (abril de 1990).
   Además de la Orden José Martí, la mayor distinción que concede el Gobierno cubano, por
Fidel Castro condecorando a Gades con la Orden Nacional José Martí
"su amor, amistad y fidelidad inquebrantables", condecoración impuesta por el comandante en jefe Fidel Castro Ruz.
   Falleció el 20 de julio del año 2004 en Madrid, a los 67 años, vencido por un cáncer que le maltrató durante varios años. El cadáver fue incinerado el 21 de julio en Madrid y sus cenizas fueron enviadas el jueves 22 de julio a Cuba.
   En el entorno del Mausoleo a los héroes del Segundo Frente oriental Frank País García, se ubica la tumba–monumento, de Antonio Gades, amigo entrañable de Cuba, quien pidió que sus restos mortales descansaran en tierra cubana.
   Su tumba está colocada casi equidistante de la ubicación de las correspondientes a Vilma Espín y la que en un futuro corresponderá a Raúl Castro Ruz.
   El fuego de la llama eterna que brilla en el mausoleo, refleja con su centelleo el volumen total de la tumba, como mensaje imperecedero de su ejemplo.

 tumba de Antonio Gades, en las montañas de la zona oriental de Cuba


 Estatua dedicada a Antonio Gades, en la Plaza de la Catedral, en el Casco Histórico de la Habana Vieja, Cuba