miércoles, 30 de julio de 2014

Mis canciones me salvan de todo naufragio, Gerardo Alfonso


Gerardo Alfonso

Por Charly Morales Valido*

   A Gerardo Alfonso no le molesta que lo identifiquen siempre con sus canciones Sábanas blancas y Son los sueños todavía, porque son como la balsa que lo salva de cualquier naufragio.
   En conversación con Prensa Latina, este bardo urbano que antaño ostentaba los "drelos" más largos de Cuba afirmó incluso que puede sobrevivir a cualquier inclemencia de la moda con esos dos temas.
   "Estoy orgulloso porque son canciones emblemáticas, que hice con mucho cariño y ya ni siquiera me pertenecen: son del patrimonio cubano y nunca me han frenado para componer otras", aseguró.
   Gerardo era uno de aquellos "topos" maravillosos que fueron más allá de las influencias tradicionales y bebieron del blues y el rock para darle cuerpo a lo que llaman la "novísima trova" cubana.

   En aquella hornada sobresalían él, Frank Delgado, Carlos Varela y Santiago Feliú, quien
Frank Delgado, Carlos Varela, Gerardo y Santiago Feliú en los años 80
falleció repentinamente este año, una muerte que Alfonso aún no acaba de asimilar.
   "Yo no siento que Santiago haya muerto: pienso que está en su casa o viajando. Extrañaré las nuevas canciones que él debería haber hecho, pero para mí Santiago está vivo", confiesa con emoción.
   Trabajador incansable, recién terminó la banda sonora del primer filme de ficción del documentalista cubano Rolando Almirante, un musical cubano-alemán, titulada La Saga de Daniel, con 14 canciones.
   Además, está al terminar un disco que se llamará La luna (sello Colibrí), y de grabar otro titulado La ruta del esclavo, un proyecto que viene gestando hace cinco años.
   En los últimos años también se ha atrevido con la literatura, con su autobiografía "Son los sueños todavía", así como los libros de poesía El sudor y La noche cae, y la novela La banda roja.
   "Soy un lector empedernido de poesía: la devoro. A veces leo narrativa, me gustan los libros científicos, sobre todo de física, astronomía y de vez en cuando me enredo con alguna novela, pero mi fuerte, mi lectura pasional, es la poesía", asegura.
   Resulta revelador que su autobiografía se titule Son los sueños todavía, como su canción más famosa a nivel internacional.
   "Es la canción más importante para las causas progresistas porque tiene su repercusión social y política", cuenta del tema que compuso al cumplirse 30 años del asesinato del Che Guevara.
   Aparte de esa y Sábanas blancas, canción con que lo identifican los cubanos, Gerardo tiene otros temas que considera muy importantes porque son más íntimas, como Eres nada, compuesta hace 32 años ya.
   "Es una canción muy vigente, atraviesa todos los períodos, no es de moda, pero sobrevive a todas las épocas", dice el también autor de Yo te quería, María, popularizada por el grupo cubano Moncada.
   A propósito, ya no lamenta que otros se hagan famosos con sus canciones, pues de no ser por esos intérpretes, no se habría conocido su música en los años 1980, cuando era un perfecto desconocido.
   Ahora lo identifican en la calle, la gente conoce sus canciones y aunque él lo dude, es un referente para las nuevas generaciones, como lo fueron Silvio Rodríguez y Pablo Milanés para la suya.
   "No sé, pero suponiendo que así sea, eso solo me corrobora que el trabajo me trasciende", resumió Gerardo, guitarra en ristre y con la cabeza puesta en una nueva aventura creadora.

(*) Periodista de la Redacción Cultura de Prensa Latina

tomado del sitio digital de Prensa Latina