martes, 21 de octubre de 2014

Una bloguera de Estados Unidos afirma que es hora de hablar de Cuba (IV final)



  El último de los post publicados sobre Cuba por la bloguera y periodista estadounidense Kate Oberdorfer en el sitio digital The Huffington Post, abordó el tema de los Cinco antiterroristas cubanos presos en Estados Unidos desde 1998. Kate busca entre sus propias interrogantes, ¿quiénes eran estos cinco hombres?

Es hora de hablar de Cuba (IV)
(publicado por The Huffington Post el 16/10/2014)

   Para mí, buscar información antes de 2013 era una experiencia demasiado mortificante. No sólo en las búsquedas en Google antes de mi encantador traslado a Gainesville, Florida, también revela que a pesar de vivir en La Habana durante cuatro meses, no sabía absolutamente nada sobre los Cinco.

   El Militante publicó un artículo en abril de 2007, apenas un mes después de regresar a la ciudad de Nueva York desde La Habana, acerca de un evento al que asistí como estudiante en la Universidad de Nueva York. El evento se llamó "Desenmascarando los Mitos: Un evento para la Defensa de los Cinco Cubanos" y me llamó mucho la atención porque Cuba estaba en el título.

   En el lead del artículo va un poco algo como esto: "Yo veía las imágenes de los cinco cubanos en todas partes en Cuba, pero ahora sé de su historia" dije. ¿De verdad sabía lo que fue su historia?

   Era cierto: lo hice al ver fotos de los Cinco Cubanos en toda La Habana. Específicamente recuerdo sus fotos en espiral, subiendo los postes de luz cerca del Coppelia, la famosa y deliciosa heladería en la esquina de La Rampa, en el Vedado.

   ¿Por qué nunca pensé que los Cinco fueron, en mis cuatro meses de estudios en La Habana, uno de mis vergonzosos fantasmas y, gracias a Google y a Internet, ni yo, ni el mundo conocerían jamás?. No hay que olvidar que a los 21 años, yo era toda una subdesarrollada periodista.

   Pero entonces, volví a Cuba, y ¿adivinen qué? ¿Había un mundo más inteligente en Internet, Google, Gainesville? Aprendí un poco de algo.

   Los Cinco Cubanos son llamados los Cinco, en Cuba. El cubano podría ser altamente educado en el mundo de las lenguas, y su español puede ser casi imposible de entender, pero lo hacen, hablan español y ellos los llaman los Cinco.

   Fotos de los Cinco están puestas en todas las calles y en carteles colgados en los restaurantes turísticos, a lo largo del Malecón, e incluso enmarcados en salas cubanas. Cuando asistí al evento en 2007, en la ciudad de Nueva York, los Cinco seguían cumpliendo sus condenas en la cárcel.

   A partir de ahora, dos de ellos han regresado a La Habana, y luchan para liberar a los otros tres. Los cubanos en Cuba adoran a los Cinco, los niños en edad escolar identifican por su primer nombre a cada uno, y sus padres los consideran como héroes. Pero los cubanos en Miami, en el resto de Estados Unidos y en otras partes, consideran a los Cinco de manera algo diferente.

   Si hablas de los Cinco en Miami, podrás oír hablar de traición, espionaje, terrorismo. Hablas de los Cinco en Miami y oirás hablar de la Red Avispa, de espías enviados por Castro para espiar en el sur de Florida y condenados por conspiración y no registrarse como agentes extranjeros en los Estados Unidos.

   En algún lugar entre Miami y La Habana estará la verdad. Pero como siempre, me encuentro en medio de dos realidades.

Pero esto es lo que sé:

   También sé que había un grupo en Miami llamado Hermanos al Rescate, que voló sobre las aguas entre Miami y Cuba, en busca de balseros cubanos para rescatar.

   Sé que Fidel Castro le pidió al expresidente Bill Clinton detener a los Hermanos al Rescate en sus misiones, después que ellos dejaron caer continuamente propaganda anticastrista a lo largo del Malecón.

   Sé que el presidente Clinton dijo que la misión iba a ser detenida, pero no se detuvo, por lo que Cuba derribó dos de los aviones matando a los cuatro hombres a bordo.

   Sé que a Gerardo Hernández lo vinculan al derribo.

   Sé que Gabriel García Márquez fue a ver al presidente Clinton con una nota de Fidel Castro en 1998, advirtiéndole que había planes dentro del exilio de Miami para hacer estallar un avión de turistas en su camino a Cuba. Notas de Márquez sobre su experiencia en la Casa Blanca sepueden leer aquí.

   Sé que los agentes del FBI viajaron a La Habana para discutir sobre nuevos planes de Miami que, agentes cubanos (incluidos los Cinco) habían descubierto en el sur de la Florida un par de semanas después de la nota de García Márquez llegó a Clinton.

   Sé que los agentes del FBI arrestaron a los Cinco en Miami el 12 de septiembre de 1998.

   Sé que los Cinco fueron juzgados en Miami y condenados por espionaje y conspiración para cometer asesinato.

   Sé que los Cinco fueron mantenidos en confinamiento solitario durante diecisiete meses.

   Sé que los Cinco fueron sentenciados a partir de quince años a cadena perpetua en prisión.

   Sé que René González fue liberado y puesto en libertad condicional en 2011 y ahora está viviendo en Cuba.

   Sé que en febrero de 2014, Fernando González fue liberado también.

   Sé que Nadine Gordimer escribió una carta al editor del New York Times para protestar por la persecución de los Cinco Cubanos.

   Sé que Stephen Kimber publicó un libro sobre los Cinco Cubanos que se lee como ficción.

   Sé que cuando se trata de Estados Unidos y Cuba, todos estamos obsesionados por los fantasmas. Pero la única manera que conozco para hacer que un fantasma desaparezca, es dar la vuelta y enfrentarlo.

   Así que tal vez es hora de que todos nos damos la vuelta y nos enfrentamos a nuestros fantasmas.

Kate Oberdorfer en Twitter: @kateberdorfer

Tomado del sitio digital The Huffington Post – traducción de Cuba, la isla infinita